Buscar por Nombres de Empresa, y Razon Social.

Cheque: El otro papel con valor

Porque como dice el título, no solo los billetes pueden tener valor, también existe otro papel que tiene valor, y este es el cheque. En los años 70s, 80s y 90s era uno de los instrumentos de pago más importantes y de clase, esto debido que hasta los años 80s, era sinónimo de que la persona que tenía una chequera, era una persona con buena situación económica. Los cheques empezaron a perder influencia luego del uso masivo de las tarjetas de crédito y la aparición a mediados de los 90s de las primeras tarjetas de débito bajo el nombre Checkline.

Una característica positiva de los cheques era el tema de la practicidad ya que en vez de andar con muchos billetes y monedas, bastaba tener un talonario y un lápiz a pasta a mano para hacer una compra sin gastar mucho tiempo en contar el dinero físico. Otra característica positiva es que en la actualidad sigue siendo de utilidad cuando se quiere hacer pagos de grandes sumas de dinero, pagos que difícilmente se podrían realizar con una tarjeta de crédito o débito debido a que estos instrumentos de pago son principalmente para comprar cosas al paso o las compras del supermercado, en cambio con un cheque se puede pagar la cuota de un auto o incluso comprar un inmueble.





Una desventaja de los cheques era principalmente por el tema de la autenticidad, este podía ser vulnerable a las falsificaciones. También se daba el caso que luego de firmar un cheque, este tardaba en ser aceptado por el dueño de una tienda, esto ya que antes de validar la compra, llamaba a la entidad financiera que emitió el cheque para saber si la persona tenía fondos suficientes como para poder hacer la compra o si su cuenta no había sido retenida, acción que podía tomar varios minutos.

Pese a que cada día se inventan nuevos instrumentos de pago como lo puede ser actualmente el pago por criptomonedas o la popularidad que actualmente gozan las transferencias o el pago móvil por escaneo, el cheque aún tiene su espacio y se usa especialmente para realizar operaciones financieras donde se invierten grandes sumas de dinero que puede ir desde la compra mensual o bimestral de comida en el supermercado, hasta una vivienda.

_

Más para leer en Boleta o Factura