Buscar por Nombres de Empresa, y Razon Social.

Similares y distintas a la vez: Las cuentas de ahorro y corriente.

Una Cuenta Corriente es un instrumento financiero que permite a una persona tener dinero en el banco y retirarlo cuando esta lo necesite ya sea por medio de retiro en sucursal, retiro en cajero automático, transferencias, pagos en el extranjero, todo esto sin tramites largos.

Junto con una cuenta corriente se le entrega a la persona una tarjeta de débito, tarjeta de coordenadas y algunas veces una tarjeta de crédito o una chequera. En cuanto a la apertura de una cuenta corriente, por lo general se pide una determinada cifra de dinero para poder abrirla junto con la verificación de los ingresos de la persona que quiere abrir una cuenta.

La Cuenta de Ahorro es una cuenta que permite acumular dinero. A diferencia de la cuenta corriente, en la de ahorro, el retiro pasa a ser poco debido a que se busca guardar dinero principalmente. Además en esta cuenta se generan intereses en beneficio del titular de la cuenta, que se depositan en la cuenta a fin de cada mes.

Generalmente se hace entrega de una tarjeta de débito, una tarjeta bancaria o una libreta de ahorros, en esta última se van registrando en formato físico los depósitos y retiros que se van realizando, aunque esta modalidad está en retirada debido a la digitalización de los procesos financieros.

Las cuentas de ahorro también pueden ser para los niños, a diferencia de las cuentas corrientes, esto con la finalidad de que puedan tener ahorros a futuro o que puedan aprender sobre la importancia del ahorro, los depósitos los hacen los padres y los giros en algunos bancos se establece que se deban realizar únicamente por el o la representante legal del hijo o hija. Pese a ello, resulta útil y permite generar consciencia sobre el dinero a los niños.

_

Más para leer en Boleta o Factura