Buscar por Nombres de Empresa, y Razon Social.

Impuesto sobre la Renta

Horacio salió de la enseñanza media para trabajar en un restaurante como cajero en el mes de enero y cuando se acercó el mes de abril escuchó al administrador junto con uno de sus amigos, un cliente frecuente del local que trabaja vendiendo telas, ambos estaban nerviosos respecto con el tema de los impuestos y en particular con un tal "impuesto sobre la renta", Horacio al ver esa conversación se le generó un malestar estomacal, no sabía que había que pagar impuestos, tenía miedo de que iba a perder lo poco que había logrado generar en estos meses ya que ganaba el mínimo y un poco más. Sin embargo, empezó a averiguar algo más para que tuviera más claridad sobre que era.





Existen dos tipos de impuestos sobre la renta, el que es de primera categoría y el que es de segunda categoría.

El impuesto a la renta de primera categoría, el cual se basa en gravar la renta que proviene de un capital, esto quiere decir, renta proveniente de negocios personales en donde se encuentran diversas actividades como lo es la industria, el comercio, la minería, el área de servicios. La tasa del impuesto de primera categoría se encuentra en un 10%, inclusive para el año 2022, en 2023 se espera que la tasa sea del 25%.

El impuesto de segunda categoría se paga —a diferencia del de primera categoría—. Se basa en gravar la renta que proviene de un sueldo, de una dieta, pensión, honorarios, es decir ingresos que provienen de un trabajo realizado a un tercero como por ejemplo a una empresa. En cuanto a la tasa de impuesto de segunda categoría, aquellas personas que generan un ingreso mensual de hasta $710.518,50 pesos queda exento del pago de este impuesto, y los que superan este monto pagan por tramos, que van del 2,20% hasta más del 27,48%, este último caso se da cuando existe un ingreso mensual que es igual o superior a los $16.315.610,01 de pesos.

Las rentas se declaran rellenando el formulario 22 del SII. Este tramite se puede hacer de manera online ingresando a la página web del SII, para ingresar a la página uno debe tener RUT.

Al ver todo esto, Horacio se tranquilizó y de paso entendió porque estaban preocupados por esa conversación. Entendía que por los ingresos que tenían ellos, debían pagar ese impuesto. Horacio también fue consciente que ese es el precio por subir alto y está dispuesto a pagarlo.

_

Más para leer en Boleta o Factura